Bulgogi

Prepara tus sentidos para una experiencia culinaria única con el fascinante Bulgogi. Originario de Corea, este exquisito plato ha cautivado a los amantes de la gastronomía en todo el mundo. La combinación perfecta de sabores intensos y texturas jugosas lo convierte en una elección irresistiblemente deliciosa. Adéntrate en el mágico mundo de la cocina coreana mientras te embarcas en un viaje culinario que desafiará tu paladar y despertará tus sentidos más profundos.

Origen del Bulgogi

El Bulgogi, cuyo nombre se traduce literalmente como «carne de fuego», tiene sus raíces en los antiguos banquetes reales de Corea. Históricamente, este plato se preparaba con finas láminas de carne, como res o cerdo, que se cocinaban lentamente sobre brasas ardientes. El Bulgogi fue un deleite reservado para la nobleza y se convirtió en una forma de celebración y demostración de la abundancia y el refinamiento de la corte coreana.

Información de la receta

  • Raciones: 4 porciones
  • Tiempo de preparación: 1 hora (incluye tiempo de marinado)
  • Tiempo de cocción: 10 minutos
  • Calorías por ración: Aproximadamente 250-300 calorías por porción

Ingredientes del Bulgogi

  • 500 gramos de carne de res o cerdo en láminas finas
  • 1 cebolla grande, cortada en rodajas
  • 3 dientes de ajo, picados finamente
  • 2 cucharadas de salsa de soja
  • 1 cucharada de azúcar moreno
  • 1 cucharada de aceite de sésamo
  • 1 cucharada de vino de arroz coreano (mirin)
  • 1 cucharadita de pasta de pimiento rojo coreano (gochujang)
  • 1 zanahoria grande, cortada en juliana
  • 4 champiñones, cortados en rodajas
  • 2 cebollinos, cortados en trozos de 5 centímetros
  • 1 cucharadita de semillas de sésamo tostadas (para decorar)

Cómo hacer Bulgogi

  1. En un tazón grande, mezcla la salsa de soja, el azúcar moreno, el ajo picado, el aceite de sésamo, el vino de arroz coreano y la pasta de pimiento rojo coreano. Esta marinada es la clave para infundir a la carne su sabor característico, así que asegúrate de que todos los ingredientes estén bien combinados.
  2. Agrega las láminas de carne al tazón y revuélvelas hasta que estén completamente cubiertas con la marinada. Deja reposar durante al menos una hora para que los sabores se fusionen a la perfección.
  3. Calienta una sartén grande a fuego medio-alto y añade el aceite vegetal. Una vez caliente, agrega la cebolla, la zanahoria y los champiñones, y saltea durante unos minutos hasta que estén tiernos y ligeramente dorados.
  4. Retira las verduras de la sartén y reserva. En el mismo sartén, agrega las láminas de carne marinadas y cocínalas a fuego medio-alto durante aproximadamente 3-4 minutos, o hasta que estén tiernas y ligeramente caramelizadas.
  5. Vuelve a incorporar las verduras salteadas a la sartén con la carne y revuélvelas suavemente para mezclar los sabores. Cocina durante unos minutos adicionales hasta que todos los ingredientes estén perfectamente combinados.
  6. Transfiere el Bulgogi a un plato de servir y decora con cebollinos picados y semillas de sésamo tostadas. El aroma embriagador y la presentación vibrante añadirán un toque de elegancia a tu creación culinaria.
  7. Sirve el Bulgogi caliente acompañado de arroz blanco o envuelto en hojas de lechuga fresca para una experiencia completa y satisfactoria.

El Bulgogi es una joya de la cocina coreana que te transportará a un mundo de sabores intrigantes y sofisticados. Con cada bocado, disfrutarás de la fusión de la carne tierna y jugosa con los sabores intensos y dulces de la marinada. Prepárate para deleitarte con una experiencia gastronómica única que seguramente se convertirá en un plato favorito en tu hogar.

Scroll al inicio