El Arte de los Tacos al Pastor

Introducción

¿Quién no ama los tacos al pastor? Este delicioso platillo mexicano es un favorito de los aficionados en todo el mundo, y por una buena razón. Comencemos con la historia de los tacos al pastor: este platillo tiene una sorprendente influencia del Medio Oriente, con el shawarma siendo la inspiración para la carne asada vertical. Los inmigrantes mexicanos adaptaron este estilo de cocina y agregaron sabores locales, lo que resultó en el amado platillo que conocemos hoy en día.

¿Qué hace que los tacos al pastor sean tan especiales? Todo comienza con la marinada: una mezcla de chiles secos, especias y jugo de piña que le da al cerdo un sabor dulce y picante. La carne se corta en rebanadas delgadas y se cocina en una parrilla vertical, lo que resulta en bocados tiernos y sabrosos. Cubiertos con cilantro, cebolla y un chorrito de limón, no es de extrañar que a todos les encanten los tacos al pastor.

¿Y lo mejor? ¡Puedes hacer estos sabrosos tacos en casa! Todo lo que necesitas es un poco de paletilla de cerdo en rodajas finas, las especias adecuadas y, por supuesto, una parrilla vertical para asar. ¿No tienes una parrilla en casa? No hay problema, también puedes cocinar la carne en una plancha en la estufa. Agrega tus ingredientes favoritos y tendrás una deliciosa comida en poco tiempo.

Los Orígenes de los Tacos al Pastor

Seamos realistas, los tacos al pastor son el último en comida callejera mexicana. Una deliciosa combinación de jugoso cerdo, piña agria y un golpe de sabor de las especias, no es sorprendente que estos tacos se hayan convertido en el favorito de muchos. ¿Pero de dónde vino este platillo salivante?

Lo creas o no, los tacos al pastor tienen una influencia directa de la cocina de Medio Oriente. Los inmigrantes libaneses en México trajeron la técnica de cocinar carne en un asador y añadieron su propio toque usando cerdo marinado en vez de cordero. Eventualmente, los inmigrantes mexicanos adaptaron el platillo y lo hicieron suyo usando ingredientes locales como piña y diferentes especias.

La popularidad de los tacos al pastor se extendió rápidamente entre los habitantes locales de México, gracias a la asequibilidad y accesibilidad del platillo. Hoy en día, no es raro encontrar un puesto de tacos en cada esquina que sirva esta sabrosa merienda.

Así que ahí lo tienen, una breve historia de cómo se originaron los tacos al pastor. Es increíble cómo una fusión de culturas puede crear algo tan delicioso. Ahora, pasemos a lo que hace que estos tacos sean tan sabrosos.

La Mejor Manera de Hacer Tacos al Pastor en Casa

Para comenzar, necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 500 gramos de carne de cerdo (preferiblemente de pierna)
  • 1 cebolla blanca grande
  • 3 dientes de ajo
  • 3 chiles guajillos (o chiles anchos)
  • 2 chiles chipotles adobados
  • 1 cucharada de vinagre de manzana
  • 1 cucharadita de achiote en pasta
  • 1 cucharadita de comino molido
  • 1 cucharadita de orégano seco
  • Sal al gusto
  • Tortillas de maíz
  • Piña fresca picada en cubitos (opcional)
  • Cilantro fresco picado (opcional)
  • Salsa de tu elección (recomendamos salsa verde o roja)

Ahora, sigamos estos pasos para preparar los Tacos al Pastor

  1. En primer lugar, corta la carne de cerdo en trozos pequeños y colócala en un recipiente adecuado para marinar.
  2. En un procesador de alimentos o licuadora, agrega la cebolla picada en trozos grandes, los dientes de ajo, los chiles guajillos (sin semillas ni venas) y los chiles chipotles adobados. Procesa hasta obtener una pasta suave.
  3. Añade la pasta de chiles a la carne de cerdo y mezcla bien para asegurarte de que todos los trozos estén cubiertos uniformemente. Agrega el vinagre de manzana, el achiote en pasta, el comino, el orégano y la sal. Mezcla nuevamente para combinar todos los sabores.
  4. Cubre el recipiente con papel film o una tapa y deja marinar en el refrigerador durante al menos 2 horas, aunque lo ideal es dejarlo reposar durante toda la noche para que la carne absorba todos los sabores.
  5. Pasado el tiempo de marinado, retira la carne de cerdo de la nevera y ensarta los trozos en un trompo o spit. Si no tienes uno, también puedes utilizar una bandeja para horno, colocando la carne en una sola capa.
  6. Precalienta tu horno a 180 grados Celsius (350 grados Fahrenheit) y coloca el trompo o la bandeja en la parte superior para que la carne se vaya cocinando lentamente. Cocina durante aproximadamente 1 hora o hasta que la carne esté bien dorada y ligeramente crujiente por fuera.
  7. Mientras la carne se cocina, puedes calentar las tortillas de maíz en un comal o sartén hasta que estén suaves y flexibles. Apílalas y envuélvelas en un paño limpio para mantenerlas calientes.
  8. Una vez que la carne esté lista, retírala del horno y déjala reposar unos minutos antes de cortarla en trozos más pequeños. Puedes hacerlo con un cuchillo afilado o con una cuchilla eléctrica si tienes una.
  9. Ahora, arma tus tacos: coloca un poco de carne al pastor en cada tortilla de maíz caliente y añade piña picada, cilantro fresco y la salsa de tu elección. Puedes agregar cebolla picada y jugo de limón si lo deseas.

¡Y voilà! Tus deliciosos Tacos al Pastor están listos para disfrutar. Sirve de inmediato y acompáñalos con guacamole, frijoles refritos o cualquier otra guarnición de tu preferencia.

Espero que esta receta te haya inspirado a probar los Tacos al Pastor en tu propia cocina. ¡Disfruta de esta explosión de sabores y texturas que te transportarán directamente a México!

Scroll al inicio