Limonada de Lavanda

La limonada de lavanda es una exquisita y sorprendente variante de la clásica bebida refrescante, que combina la acidez vibrante del limón con los sutiles matices florales de la lavanda. Este elixir de verano te transportará a un oasis de relajación y te deleitará con su equilibrio perfecto entre dulzura y frescura. En este artículo, te guiaré a través del fascinante origen de la limonada de lavanda, te proporcionaré una lista detallada de ingredientes y te enseñaré cómo prepararla paso a paso, ¡además de compartir algunos trucos y consejos para realzar su sabor y presentación!

Origen de la Limonada de Lavanda

La limonada de lavanda tiene sus raíces en la Provenza, una región del sureste de Francia conocida por su rica tradición culinaria y su vasto cultivo de lavanda. Este brebaje refrescante nació de la combinación de la abundancia de limones cítricos y la fragancia embriagadora de la lavanda que perfumaba los campos provenzales. Desde entonces, se ha convertido en una bebida popular en todo el mundo, apreciada tanto por su sabor refrescante como por su distintivo aroma floral.

Información de la receta

  • Raciones: 4 porciones.
  • Tiempo de preparación: Aproximadamente 10 minutos.
  • Calorías por ración: Depende de la cantidad de azúcar utilizada, pero en promedio, alrededor de 120-150 calorías por ración.

Ingredientes

  • 4 limones jugosos y maduros
  • 1 litro de agua fresca
  • 1/4 de taza de azúcar (o al gusto)
  • 2 cucharadas de flores de lavanda secas
  • Cubitos de hielo al gusto
  • Ramitas de lavanda fresca para decorar

Cómo hacer Limonada de Lavanda

  1. Exprime el jugo de los limones y cuela para eliminar cualquier pulpa o semillas. Reserva.
  2. En una cacerola pequeña, agrega el agua y el azúcar. Lleva a fuego medio y remueve hasta que el azúcar se disuelva por completo. Retira del fuego.
  3. Añade las flores de lavanda a la mezcla de agua caliente con azúcar. Deja reposar durante 15 minutos para que los sabores se infundan. Luego, cuela la mezcla para eliminar los pétalos de lavanda.
  4. En una jarra grande, combina el jugo de limón recién exprimido y la infusión de lavanda endulzada. Remueve bien para asegurarte de que los sabores se mezclen de manera uniforme.
  5. Llena la jarra con cubitos de hielo y revuelve para enfriar la limonada.
  6. Sirve la limonada de lavanda en vasos altos con más hielo si lo deseas. Decora cada vaso con una ramita de lavanda fresca para realzar su presentación.

Trucos y consejos

  • Ajusta la cantidad de azúcar según tu preferencia personal. Puedes agregar más o menos azúcar para adaptarla a tu gusto.
  • Utiliza limones jugosos y maduros para obtener el máximo sabor y jugo fresco.
  • Si deseas una versión más intensa de lavanda, puedes agregar una cucharada extra de flores de lavanda secas durante la infusión.
  • Si no tienes flores de lavanda secas, puedes usar flores de lavanda frescas. Asegúrate de lavarlas bien antes de incorporarlas a la infusión.
  • Para una variante aún más refrescante, puedes agregar rodajas de limón o incluso unas hojas de menta a la limonada de lavanda.
  • Si prefieres una textura más suave, puedes pasar la limonada por un colador fino antes de servirla.

Disfruta de cada sorbo de esta limonada de lavanda única y aromática, perfecta para días soleados, momentos de relajación y ocasiones especiales.

Scroll al inicio