Pato Laqueado a la Pekinesa

¡Bienvenidos a este fascinante viaje culinario!

Adentrémonos juntos en un mundo donde la tradición culinaria china se entrelaza con técnicas refinadas y ingredientes seleccionados cuidadosamente. Descubriremos los orígenes históricos de esta icónica creación y desvelaremos los secretos detrás de su preparación. Además, exploraremos los ingredientes exactos que dan vida a esta delicia y los tiempos precisos para obtener un resultado espectacular.

Origen de Pato Laqueado a la Pekinesa

Antes de sumergirnos en el arte de cocinar este tesoro culinario, es imprescindible entender sus raíces históricas. El Pato a la Pekinesa, también conocido como «Peking Duck», es un plato clásico que encuentra sus orígenes en la antigua China, durante la dinastía Yuan. Sin embargo, fue durante la dinastía Ming cuando esta delicia alcanzó su cúspide de popularidad, ganando renombre dentro y fuera del país. Hoy en día, se ha convertido en un ícono de la gastronomía china y se sirve en restaurantes de alto nivel alrededor del mundo.

Información de la receta

  • Raciones: 4 personas
  • Tiempo de preparación: 20 minutos
  • Tiempo de refrigeración antes de cocción: 6 horas aproximadamente
  • Tiempo de cocción: 2 horas aproximadamente
  • Calorías por ración: Aproximadamente 400-500 calorías

Ingredientes de Pato Laqueado a la Pekinesa

  • 1 Pato entero de aproximadamente 2,5 kg
  • 4 litros de agua
  • 200 ml de vinagre de arroz
  • 80 ml de salsa de soja
  • 60 ml de miel
  • 40 ml de jarabe de maíz
  • 8 dientes de ajo
  • 4 rodajas de jengibre fresco
  • 4 cucharadas de aceite de sésamo
  • 2 cucharadas de cinco especias chinas (anís estrellado, canela, clavo de olor, semillas de hinojo y pimienta de Sichuan)
  • 1 manojo de cebollines
  • 1 pepino fresco
  • 1 paquete de hojas de lechuga

¡Preparémonos ahora para dar vida a esta delicia culinaria con pasos dinámicos y precisos!

Cómo hacer Pato Laqueado a la Pekinesa

  1. Limpia el pato minuciosamente, retirando cualquier exceso de grasa y plumas que puedan quedar. Luego, hierve los 4 litros de agua con el vinagre de arroz y sumerge el pato en el líquido hirviendo durante unos minutos. Repite este paso 3 veces para lograr una piel crujiente.
  2. En una mezcla encantadora, combina la salsa de soja, la miel, el jarabe de maíz, los dientes de ajo picados y las rodajas de jengibre. Maravíllate al ver cómo esta mezcla se convierte en un elixir de sabor.
  3. Con una pincelada maestra, unta generosamente el pato con esta exquisita mezcla por dentro y por fuera. Luego, cúbrelo con papel film y refrigéralo durante al menos 6 horas, para que los sabores se entrelacen y se intensifiquen.
  4. Prende la llama de la emoción en tu horno, precalentándolo a 200 °C. Mientras tanto, admira cómo el pato brilla con su adobo dorado.
  5. Con un toque mágico, espolvorea las cinco especias chinas por todo el pato. Estas especias envolverán al pato en una sinfonía de sabores intrigantes y exóticos.
  6. Coloca el pato sobre una rejilla en una bandeja de horno, con la piel hacia arriba. Hornea durante 1 hora y 30 minutos, permitiendo que la magia del calor transforme al pato en una obra maestra culinaria. A mitad de cocción, dale un giro de 180 grados para asegurar una cocción uniforme.
  7. Mientras el pato se sumerge en el crisol del horno, aprovecha el tiempo para preparar los acompañamientos que realzarán su sabor. Corta los cebollines en tiras finas, el pepino en juliana y lava las hojas de lechuga.
  8. El momento culminante ha llegado. Retira el pato del horno y déjalo reposar durante 10 minutos, permitiendo que los jugos se distribuyan equitativamente y la carne alcance su punto de perfección.
  9. Con el filo de un cuchillo afilado, realiza cortes precisos y delicados en la piel crujiente del pato, como si fueran trazos en un lienzo culinario. Deslumbra a tus comensales mientras los aromas embriagadores se liberan.
  10. Ahora, es tiempo de servir esta maravilla gastronómica. Acompaña los tiernos trozos de pato con las tiras de cebollines, las julianas de pepino y las hojas frescas de lechuga. Envuélvelo todo en finas creaciones de armonía.

¡La mesa está lista para disfrutar de este festín de sabores y texturas! Permítanse deleitarse con el Pato a la Pekinesa, un plato que encarna la esencia de la cocina china y que seguramente despertará un torrente de emociones culinarias. Prepara tus palillos y prepárate para saborear un bocado de éxtasis gastronómico. Bon appétit!

Scroll al inicio