Pechuga de Pollo al Horno

La pechuga de pollo al horno es una opción gastronómica exquisita que deleitará tu paladar. Esta receta, que combina la jugosidad de la pechuga de pollo con la cocción al horno, resulta en un plato sabroso y saludable. Prepárate para descubrir los orígenes de esta delicia y sorprender a tus comensales con una experiencia culinaria inolvidable.

Origen: La pechuga de pollo al horno ha sido apreciada en diversas culturas a lo largo de la historia. Sus raíces se remontan a las antiguas técnicas de cocina mediterránea, donde los sabores se fusionaban en armonía. Con el paso del tiempo, esta receta se ha difundido por todo el mundo, adaptándose a los gustos y preferencias culinarias de cada región.

Información de la receta

  • Raciones: 2 personas.
  • Tiempo de preparación: 10 minutos.
  • Tiempo de cocción: 25-30 minutos.
  • Calorías por ración: Aproximadamente 220-250 calorías.

Ingredientes

Para disfrutar de una exquisita pechuga de pollo al horno, necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 2 pechugas de pollo deshuesadas y sin piel.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva.
  • 1 cucharada de jugo de limón fresco.
  • 2 dientes de ajo picados finamente.
  • 1 cucharadita de sal.
  • 1/2 cucharadita de pimienta negra molida.
  • 1 cucharadita de hierbas provenzales.
  • 1 ramita de romero fresco.
  • 1 ramita de tomillo fresco.

Preparación

  1. Precalienta el horno a 200°C.
  2. En un tazón mediano, mezcla el aceite de oliva, el jugo de limón, el ajo picado, la sal, la pimienta negra y las hierbas provenzales. ¡Asegúrate de que todos los sabores se integren a la perfección!
  3. Coloca las pechugas de pollo en una bandeja para horno y rocíalas con la mezcla de aceite y especias que preparaste anteriormente. Asegúrate de cubrir ambas caras de las pechugas para resaltar su sabor.
  4. Agrega las ramitas de romero y tomillo sobre las pechugas de pollo, otorgándoles un toque aromático irresistible.
  5. Lleva la bandeja al horno precalentado y cocina las pechugas durante 25-30 minutos, o hasta que alcancen una temperatura interna de 75°C. ¡La paciencia será recompensada con un pollo jugoso y perfectamente cocido!
  6. Una vez que las pechugas de pollo estén listas, retíralas del horno y déjalas reposar durante unos minutos antes de servir. Esto permitirá que los jugos se redistribuyan, conservando su suculencia.

Conclusión

La pechuga de pollo al horno es una opción culinaria sencilla y elegante que resalta el sabor natural del pollo. Su preparación requiere un equilibrio entre los ingredientes y los tiempos de cocción para obtener una textura jugosa y un sabor irresistible. Anímate a experimentar en la cocina y sorprende a tus seres queridos con este exquisito plato. ¡Disfruta de una experiencia gastronómica única y deléitate con cada bocado!

Scroll al inicio