Pico de Gallo

En el mundo culinario, existen combinaciones de sabores que simplemente te dejan perplejo, y el Pico de Gallo es una de ellas. Esta vibrante y refrescante salsa es originaria de México y se ha convertido en un imprescindible en la cocina de muchas culturas alrededor del mundo. ¿Quieres aprender a prepararla? ¡Sigue leyendo y déjate sorprender por la magia del Pico de Gallo!

Origen del Pico de Gallo

Antes de sumergirnos en los detalles de la receta, es interesante conocer un poco más sobre el origen del Pico de Gallo. Sus raíces se remontan a la rica tradición culinaria mexicana, donde se ha disfrutado durante siglos. La combinación de tomate jugoso, cebolla picante, cilantro fresco y limón cítrico crea un equilibrio de sabores únicos que capturan la esencia misma de la gastronomía mexicana.

Información de la receta

  • Raciones: Aproximadamente 4 raciones.
  • Tiempo de preparación: Alrededor de 15 minutos.
  • Tiempo de cocción: No requiere cocción, es una receta fresca.
  • Calorías por ración: Baja en calorías, aproximadamente 25-30 calorías por ración.

Ingredientes para el Pico de Gallo

  • 4 tomates maduros (cortados en cubitos)
  • 1 cebolla blanca o roja (finamente picada)
  • 1 chile jalapeño (sin semillas y picado en trozos pequeños)
  • ½ taza de cilantro fresco (picado)
  • 2 limones (jugo recién exprimido)
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación del Pico de Gallo

  1. Comienza por cortar los tomates en cubitos uniformes y colócalos en un tazón grande.
  2. Agrega la cebolla picada, el chile jalapeño y el cilantro fresco al tazón con los tomates.
  3. Exprime el jugo de los limones sobre los ingredientes en el tazón y mézclalos suavemente para combinarlos.
  4. Añade sal y pimienta al gusto, recordando que el Pico de Gallo debe tener un toque de picante y un equilibrio de sabores.
  5. Una vez que todos los ingredientes estén bien integrados, cubre el tazón con papel film y déjalo reposar en el refrigerador durante al menos 30 minutos. Esto permitirá que los sabores se mezclen y se intensifiquen.

¡Y ahí lo tienes! Tu Pico de Gallo está listo para ser disfrutado. Sirve esta colorida salsa como acompañamiento de tacos, nachos, quesadillas o simplemente úsala como un delicioso aderezo para realzar cualquier platillo. ¡No te arrepentirás!

Scroll al inicio